MARTILLO MINERO. BRONCE FINAL. SOTIEL CORONADA.

 12744055_251790311821427_7852563666173149170_n

Martillo minero con surco central para enmangue. Bronce Final. Sotiel Coronada.

Las primeras evidencias mineras de Sotiel Coronada comienzan con total seguridad en una etapa avanzada de la Edad del Bronce. Los mineros de esta época buscaban principalmente los carbonatos de cobre que afloraban en superficie, para lo que cavaban largas trincheras/rafas en la roca ayudados por herramientas como las de la imagen.

Reloj de sol en la Ermita de la Virgen de la Coronada

 

12669621_249035508763574_823056910814308454_n

Ermita de la Virgen de Coronada. Principios del siglo XX. Pertenece a la colección de Charles Kaesmacher, director en la mina del Tinto Santa Rosa durante el periodo de la compañía inglesa “The United Alkali”. Se observa el detalle del reloj solar que aún existe en nuestros días. El paisanaje lo componen mujeres y niños, algunos de ellos descalzos.

Ermita de la Virgen de España

 

 

12715467_247988328868292_3283332775379090472_n

Ermita de la Virgen de España, lugar donde la leyenda cuenta que está enterrado el último rey visigodo, Don Rodrigo.
“Malherido y masacrado, en su huída del general beréber Muza, y tras las pérdida de la batalla de Guadalete ante unos ocho mil sarracenos bajo las órdenes de Tariq ibn Ziyad, el Rey Visigodo Roderico junto con algunos de los supervivientes de su fuerza real, llegó hasta el lugar donde hoy se emplaza la ermita de la Virgen de España. Allí sin fuerzas esperó escondido y murió el último Rey Godo.”

Gentes de Sotiel

ColecciónFamiliaContiosoRiveraperfilfamiliariveraramosconnombres

GENTES DE SOTIEL.
El poblado minero de Sotiel Coronada se consolidó a finales del siglo XIX con la llegada de la Companhia Mineira Portuguesa. Gentes de todos los lugares(provincia de Huelva, resto de España y países extranjeros como Portugal, Bélgica, Noruega e Inglaterra)llenaron sus calles.
Descendientes de aquellos emigrantes aún pasean por  ella y otros muchos, que nunca regresaron, evocaron en sus recuerdos la preciosa aldea de Sotiel Coronada.